La creatividad en el autismo

El proceso de acogida temporal
mayo 16, 2019
Cómo tratar la cleptomanía infantil
julio 16, 2019

La creatividad en el autismo

El autismo se ha convertido en una realidad muy presente que debemos seguir abordando para no dejar de descubrir todo lo que éste implica y supone en todas aquellas personas que lo padecen. Una vez más, la complejidad de este tema nos atañe y, por ello, no dejamos de hacer referencia a él en nuestro blog, desde Psicólogos Tortosa, porque creemos que es muy importante nuestra labor a la hora de darlo a conocer y seguir mostrando las, todavía, desigualdades existentes en esta sociedad, respecto a una enfermedad cada vez más generalizada, y de la que aún se desconocen muchos términos y factores que la acompañan.

Hoy, nos gustaría hacer especial hincapié en uno de los campos en los que el autismo tiene relevancia: la creatividad. La mayoría de autores que han estudiado este tema coinciden a la hora de afirmar que la creatividad es una herramienta muy útil para dejar fluir la imaginación y expresarse, sin la necesidad imperativa de hacerlo de forma verbal. Por esta razón, es muy común que aquellos niños que presentan trastorno autista, se valgan de las oportunidades que brinda este mundo, para desarrollar distintas capacidades tales como exteriorizar emociones, estimular la atención y concentración, incitar el contacto sensitivo y visual, fomentar la interacción social, etc.

Creatividad mediante artes plásticas

Los dibujos y cuadros, artes plásticas fomentadas en el desarrollo de los más pequeños a lo largo de su etapa educacional, adquieren cada día mayor importancia dentro del proceso terapéutico y, muy especialmente, con niños autistas. ¿Por qué los dibujos son tan beneficiosos en este medio y con dicha finalidad? La terapia artística aplicada está subordinada al psicoanálisis, y ésta ve en sus representaciones creativas una muestra muy posible y fiable del manifiesto de los conflictos inconscientes.

El principio terapéutico que defiende esta terapia está encaminado a establecer como objetivo curativo el descubrimiento de las tendencias inconscientes (represiones); en pocas palabras, todo aquello que llevamos dentro y que escondemos -mayormente- bajo una coraza, pero que tiene suficiente fuerza como para determinar ciertos aspectos y decisiones, llegado el momento. Y algo que también tiene su particular punto de vista según la influencia ejercida por la interpretación de quien lo analiza, para establecer un diagnóstico y unas conclusiones específicas sobre esa representación gráfica.

Exteriorizado, en el caso de los niños, en forma de dibujo, es especialmente importante cuando hacemos referencia a casos de autismo, dada la dificultad verbal expresiva que presenta un amplio rango de éstos. Los dibujos y cuadros muestran distintas cualidades comunicativas y constituyen una forma de comunicación en sí misma. Increíblemente, no sólo hablamos de la propensión de los niños autistas para usar esta terapia como herramienta beneficiosa para comunicarse y mostrar sus más profundos sentimientos; si no en la predisposición de la gran mayoría de niños de entre cuatro y diez años de edad, que se expresan y muestran sus conflictos internos mejor, a través de las posibilidades que les brindan el dibujo y la pintura, en lugar de hacerlo por medio del lenguaje.

Así, como vimos en nuestra anterior entrada, a la hora de potenciar las habilidades y capacidades de nuestros hijos mediante juegos de razonamiento que tienen su vinculación en numerosas áreas del desarrollo humano; el arte es también una herramienta inigualable para desarrollar la creatividad y, en sí misma, la creatividad se torna necesaria en la resolución de problemas de cualquier tipo. Gracias a la creatividad, explorada desde edades tempranas, nuestros hijos desarrollan destrezas mentales imprescindibles para el manejo de otras disciplinas. Los niños que padecen trastornos autistas, suelen presentar problemas motores, del lenguaje -que retienen su capacidad de comunicación- e, incluso, dificultad de imaginación; alterando su proceso de adaptación social. Por este motivo devienen tan importantes las actividades creativas que favorecen la organización perceptiva espacio-temporal, el control motor y la expresión espontánea.

La aplicación de las ciencias de la creatividad en el autismo, a través de las artes plásticas, por ejemplo, es de gran ayuda para estos niños, principalmente porque gracias a esas conductas de realización desarrollan aptitudes comunicativas importantes aún y las limitaciones creativas que presentan muchos autistas al principio, pero que pueden desarrollar hasta niveles normales con la estimulación apropiada.

Si tenéis cualquier duda respecto a este y otros temas, poneros en contacto con profesionales que os ayuden en el debido diagnóstico y tratamiento de vuestros hijos. Fomentar sus habilidades y capacidades, para que sigan evolucionando y aprendiendo, y lo hagan con plena felicidad, es lo más importante para todos nosotros. Nos vemos en nuestra próxima publicación.